Leer en marcha

Una de las primeras cosas que más me llamó la atención cuando vine a vivir a Madrid fue el metro. Yo había visitado la capital muchas veces y había usado su suburbano otras tantas. Pero no es lo mismo hacerlo un día entre semana, a media mañana cuando no hay apenas nadie a tener que convertir ese viaje en una obligación diaria y además hacerlo en hora punta.

Lo que realmente me fascinaba de esos primeros viajes era ver la capacidad que tenía el metro para hacer que las personas se evadiesen del entorno que les rodeaba. Ya fuese escuchando música, jugando a un videojuego, durmiendo y, sobre todo, leyendo.

En ningun sitio he encontrado tanta gente junta leyendo con tanta intensidad y concentración. He visto pasar ante mis ojos libros de todo tipo y en muchos idiomas distintos. De vez en cuando algunos títulos, diseños de portadas o incluso la expresión absorta del lector hacen que se dispare mi imaginación y confieso que a veces miro un poco por encima del hombro e intento leer algunas líneas de esa historia que tiene atrapados a mis vecinos.

Durante mucho tiempo no entendí el porqué de tanta concentración. Hoy creo que si: Madrid es una ciudad bastante extensa y no siempre tienes la suerte de vivir cerca del trabajo. De modo que el tiempo que media entre que vas y vienes se convierte en un espacio privado que se utiliza para vivir otras vidas alejadas de la rutina diaria, de los problemas, las facturas… momentos para dedicarlos a uno mismo que están poblados de historias de todo tipo.

Leer en el metro o en el cercanías de Madrid es casi una especie de tradición y para continuar con ella y fomentarla contamos ahora con una nueva publicación, CUENTOS PARA EL ANDÉN, una revista mensual y de carácter gratuíto que nace con la vocación de poner en nuestras manos historias breves para disfrutar durante nuestros viajes diarios. Paisajes lejanos o cercanos, personajes tan pintorescos como habituales, lo que ves y lo que se te escapa en esos minutos que pasas deambulando entre túneles, andenes y vagones. Cuentos para el andén presenta autores conocidos y noveles que te darán una nueva visión del metro.

 
¿Sabes lo que pasa cuando uno tiene cara de llamarse Antonio? La respuesta a esta pregunta está en este nuevo compañero de viaje, una propuesta novedosa y atractiva que a partir del 20 de Diciembre presenta un número especial bimensual con nuevas historias de evasión, reflexión y disfrute.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s