The Girl Effect

©EmiliaRollan for The girl Effect Blogging CampaingHow I found a poor and pregnant adolescent girl singing together with her mother on a corner at the most expensive quarter in Madrid… And how that made me thought.

La niña de la esquina.

Hace no mucho, durante el verano, al salir de trabajar, algunas tardes solía dar un paseo por el Barrio de Salamanca antes de volver a casa. Pasaba por las grandes avenidas casi desiertas, frente a las tiendas de lujo medio vacías y los edificios imponentes que vigilaban mudos a los pocos que se atrevían a retar al calor. En mi ruta cruzaba siempre una esquina en la que daba la sombra y en la que invariablemente había una señora pidiendo junto a su hija adolescente. Juntas cantaban una canción triste con un hilo de voz, en una lengua que nunca supe identificar. La chica estaba embarazada.

Cuando pensamos en niñas que necesitan ayuda tendemos a pensar en los países en desarrollo donde la situación es sin duda crítica. Sin embargo, nuestra Europa el Estado del Bienestar convive con un Estado del Malestar, cada vez menos oculto, en el que ciertos grupos se las apañan al margen del sistema. Y no simpre son inmigrantes sin papeles. Tomemos el caso de las madres adolescentes. En mi barrio, casi todos los días me cruzo con alguna que pasea a su bebé de camino al super. A menudo me las quedo mirando y me pregunto si ellas han decidido tomar ese camino o si simplemente no han sabido o querido usar toda la formación e información que tienen a su alcance.

El artículo 27 de la Constitución Española garantiza la educación como uno de nuestros Derechos y Libertades Fundamentales, siendo además en su nivel básico, obligatoria y gratuíta. Sin embargo, creo que muy a menudo esta facilidad de acceso al estudio del que, por desgracia, carecen en otras partes del mundo, se ve desaprovechado por una lamentable falta de interés. Sin generalizar, en la sociedad del Carpe Diem, cuando todo es ahora o nunca y sólo importa vivir el momento, compaginar trabajo duro y estudio y prepararte para un futuro laboral muy incierto no parece un sacrificio demasiado atractivo. ¿No ven que sin un mínimo de formación sus posibilidades de avanzar retroceden?

Dejando a un lado situaciones familiares complicadas, pienso que el mayor reto para los educadores de esas madres adolescentes que simplemente no quieren estudiar (y para los niños que tienen que criar), está en hacer que el estudio sea interesante por si mismo. Más interesante que convertirse en famosa durante un tiempo después de salir en el Gran Hermano de turno.

No ha pasado tanto tiempo desde mi época de adolescente y aún la recuerdo bien. En mi caso, tuve la suerte de ser curiosa y de estar bien informada. Estudiar fue mi elección igual que podría haber sido otra y no me arrepiento del camino que escogí. A lo largo de los años, en ese viaje de aprendizaje no he estado sola, me han acompañado mujeres reales y ficticias que se han convertido en mis heroínas y modelos a seguir y que me gustaría poder compartir con cualquier chica que lea esto. De todas ellas, sólo voy a citar a una: Jane Eyre. Un personaje tremendamente inspirador, mi novela favorita.

La historia de una niña que teniéndolo todo en contra, se convierte en una mujer trabajadora e independiente que intenta hacer oír su voz en una sociedad que silencia a las mujeres. Hay algunas frases de este libro (teniendo en cuenta que fueron escritas a mediados del S. XIX) que resultan ser casi provocadoras. De todas estas frases me quedo con una: “I am no bird; and no net ensnares me; I am a free human being with an independent will.” No soy un pájaro y ninguna red me atrapa; Soy un ser humano libre con una voluntad independiente.

No he vuelto a ver a la adolescente que cantaba en la esquina pero me pregunto si se habrá sentido alguna vez como un pajaro enjaulado y si es consciente de su libertad como ser humano.

Hoy, que celebramos con THE GIRL EFFECT este evento blogger global, me gustaría pedir un deseo para las niñas del mundo, da igual si el país en el que viven es pobre o rico: que no se conformen con lo fácil y que sean curiosas. Con que sólo alguna de ellas lo consiga y lo trasmita a quienes la rodean se habrá dado el primer paso hacia una sociedad mejor y más justa en la que esas niñas llegarán a ser mujeres de peso en la comunidad en la que vivan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s